Vestimenta de Rock



Vestimenta de Rock menu



Inicio




Vestimenta del Punk Rock, Moda del Punk Rock

Nuestro sitio web vestimenta-rock.com se especializa en describir los distintos estilos de rock and roll y su relación con la moda. En esta página podrás conocer los rasgos fundamentales de la música y la moda punk desde sus comienzos en los años setenta. El punk, palabra que significa “parásito” o “basura”, fue un importantísimo movimiento musical y cultural que emergió en Estados Unidos e Inglaterra ante un contexto de crisis económica y en oposición a la música comercial de entonces. Su música simple, cruda y energética y su estética agresiva y provocativa pronto prendieron entre los jóvenes, convirtiéndose así el punk en el paradigma de la nueva época. La vestimenta y el rock se volvieron armas para denunciar la disconformidad con un sistema excluyente, si bien con el correr de los años la industria musical se encargaría de neutralizar el carácter revulsivo del punk para volverlo una mercancía más, junto con sus prendas típicas.

La moda y el rock de estilo punk se inició en Estados Unidos a comienzos de los años setenta, con bandas como New York Dolls, Ramones, Television, Talking Heads, Patti Smith y Richard Hell and The Voidoids, que rápidamente formaron la famosa escena punk neoyorquina, con epicentro en el mítico pub CBGB. Las bandas previas que fueron la semilla del punk rock son Iggy Pop and The Stooges, MC5 y Velvet Underground, excelentes grupos de fines de los años sesenta que se caracterizaron por su energía y simplicidad. Las bandas punk de Estados Unidos estaban formadas por adolescentes que, en muchos casos, casi sin saber tocar sus instrumentos se lanzaban a hacer música y a gritarle al mundo su inconformismo. Protestaban contra todo a través de la vestimenta y del rock, ya que su imagen también causaba escándalo, como claramente lo demuestra New York Dolls, varones travestidos, guiados por el famoso manager y diseñador británico Malcolm McLaren.

Básicamente, el punk rock de Estados Unidos le devolvió al rock and roll su fuerza juvenil, como en los años cincuenta, con canciones muy breves, desprolijas, simples, rebeldes, veloces y fuertes. La moda y el rock impusieron los pantalones de jean ajustados, viejos y rotos en las rodillas, las zapatillas playeras, las remeras apretadas aún para los varones, las antiguas camperas de cuero, los flequillos, la ropa femenina para los hombres y todo aquello que fuera en contra de la música comercial. El punk rock americano sirvió de inspiración para los punks británicos, que luego de ver los espectáculos de bandas como Ramones, se volvieron aún más crudos. Tal fue lo que sucedió con los Sex Pistols, grupo pionero del punk de Gran Bretaña, en la vestimenta y el rock.

En ambos casos la irrupción del punk rock fue una reacción contra dos elementos de la realidad de ese entonces: por un lado, los altos índices de desempleo de la década del setenta; por otro, la música comercial disco y el rock sinfónico. En primer lugar, tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña la crisis económica produjo mucha desocupación, especialmente entre los más jóvenes. Especialmente en Inglaterra, con el período de Margaret Thatcher en el poder, se marcaron más las injusticias sociales y los adolescentes de los barrios pobres se identificaron rápidamente con el movimiento punk, como forma de expresar su descontento ante una situación frustrante y de no futuro. La vestimenta y el rock, agresivos y antisociales, representan esta realidad. La banda punk británica más conocida por su preocupación social fue The Clash, grupo que mostró un gran interés por los movimientos revolucionarios en América Latina y que criticó arduamente el consumismo norteamericano.

ramones punk

Por otra parte, el punk llega para oponerse a las estrellas pop que firmaban contratos millonarios con las más importantes discográficas, tales como Donna Summer y The Bee Gees. También surge en contra del rock sinfónico de bandas como Yes o Genesis, también comercial, pacifista, psicodélico, elaborado, profesional y de canciones interminablemente largas. Los jóvenes de entonces, inmersos en una situación social crítica, no querían ni música disco ni rock culto, sino acción, rebeldía y música hecha por ellos mismos. De allí surgiría el lema punk por excelencia: Do It Yourself, Házlo Tú Mismo, aplicado al rock y a la vestimenta por igual. Tomaron los instrumentos, armaron sus propias bandas de temas cortos y veloces, se peinaron con crestas, eligieron ropa rota, borceguíes y prendas que demostraran claramente su rechazo al sistema que los excluía.

La moda punk tuvo su origen en parte gracias a las creaciones de los integrantes de las distintas bandas, que se vestían para provocar y generar escándalo, y en parte gracias a los modelos de dos diseñadores británicos fundamentales para la movida, Malcolm McLaren y Vivienne Westwood. Ambos fueron los responsables de unir sólidamente vestimenta y rock, produciendo deliberadamente ropa punk. McLaren se había inspirado en las bandas punk neoyorquinas y vendía sus prendas en su famosa tienda londinense. Él y Westwood impusieron pronto el estilo salvaje y anti-establishment del punk. Sus prendas incluían roturas, alfileres de gancho, tachas, agujeros, telas gastadas, imágenes controvertidas, detalles sadomasoquistas y todo lo que fuese capaz de shockear. Los Sex Pistols, prohibidos por sus canciones -“Anarchy in the UK” y “God save the Queen”- y sus escándalos constantes, se vestían con la ropa diseñada por McLaren, también su manager. Dada su popularidad, pronto todos los jóvenes británicos adoptaron la moda y el rock que ofrecían estos punks.

La moda y el rock incluían para las chicas minifaldas de cuero, polleras escocesas con tablas y alfileres de gancho, polleras tubo de vinilo a la rodilla, tutús con muchas capas de tul, vestidos tubo o cortos, con tul, encaje o tela escocesa. Las muchachas punk buscaban ser a la vez sexies y también masculinas, para romper con los estereotipos de feminidad socialmente establecidos. Usaban medias de red rotas y de colores fuertes, borceguíes, zapatillas All Stars y zapatos de taco aguja. Llevaban el pelo batido desprolijamente, flequillos al estilo Ramones o crestas, al igual que los varones. Generalmente se teñían el pelo de rubio platinado como Debbie Harry, de Blondie, o de colores extravagantes. Usaban mucho delineador negro para los ojos, junto con sombras oscuras, llevaban los labios rojos, el rostro con polvo blanco y las uñas pintadas de colores. La vestimenta rockera también incluía para las mujeres pantalones apretados de cuero, de jean o escoceses, muchas veces con tiras o pintadas hechas a mano. Se usaban, además, calzas de leopardo y shorts. Las remeras de cuello bote y largas eran un buen complemento.

Varones y chicas usaban remeras ajustadas de mangas cortas, lisas o rayadas, pintadas a mano con fibras o aerosol, con tachas, parches, con imágenes provocativas o con los logos de sus bandas favoritas. Ambos sexos tenían camperas de cuero al cuerpo, con cierres metálicos, parches, prendedores, alfileres de gancho y detalles en estampado animal. Otra prenda punk típica es la campera de algodón con capucha, usualmente con la estampa de una banda. En la vestimenta de rock de los varones no faltaban los pantalones apretados de jean, rotos en las rodillas, de cuero, escoceses o de vestir angostos. Los punks británicos solían usar blazers y chalecos, al mejor estilo The Clash, retomando la moda de los primeros rockeros. Los hombres usaban borceguíes, zapatillas playeras y zapatos creepers.

La moda y el rock también tenían peinados típicos, la cresta y los pinches, con los cabellos teñidos de los colores más exóticos, en contra del pelo largo y natural de los hippies. El corte estilo Ramones también es una clásica marca punk. Los colores favoritos del punk son negro, blanco, rojo, fucsia, azul y verde. Los accesorios para ambos sexos incluyen pulseras, cinturones y collares de cuero con tachas de todo tamaño y forma, alfileres de gancho, gilettes, cadenas, prendedores, correas, parches, guantes sin dedos, corbatas, muñequeras, pañuelos, cinturones con balas, entre muchos otros. Los motivos punk por excelencia son el símbolo de la anarquía, la esvástica tachada y los logos de las bandas preferidas.

Contradictoriamente, ya desde el momento mismo en que surgió la moda punk en los setenta ingresó al mundo de la alta moda, con colecciones de importantes diseñadores como Jean Paul Gaultier. Desde entonces la vestimenta rockera del punk pasó a ser un modo más de vestir, tanto para el público masivo como para las marcas de moda más sofisticadas. Nació, por un lado, el punk chic, una versión glamorosa del punk tradicional, que mantiene los elementos estéticos del movimiento aunque de forma más prolija y elegante, dejando de lado la rebeldía musical que dio origen a este tipo de ropa. Y, por otra parte, la moda punk se ha vuelto masiva y no es ya artesanal como antes. Actualmente las mega estrellas mundiales como Avril Lavigne, Gwen Stefani y Kelly Osbourne, o las bandas Green Day, The Offspring y Blink-182 imponen su look punk a millones de adolescentes que los escuchan por radio, televisión e Internet. Así, la vestimenta y el rock han pasado a formar parte del gran negocio de la música y la moda, volviéndose productos en serie muy consumidos en el mundo entero.




Guardar en del.icio.us

Agregar a Technorati

Diseño Web por Log Technology

El contenido de este sitio web está registrado.