Vestimenta de Rock



Vestimenta de Rock menu



Inicio




Vestimenta de los sesenta, Vestimenta del rock de la decáda del '60

La década del sesenta fue quizás el momento en el que la vestimenta y el rock quedaron definitivamente unidos, ya que fue entonces cuando el rock, cuyo origen se remonta a los cuarenta y cincuenta, se desarrolló plenamente como fenómeno de masas con los mundialmente famosos Beatles. Los años sesenta marcan un profundo quiebre social respecto de las costumbres anteriores, iniciando un proceso de liberación en todos los aspectos de la vida, incluyendo la moda y el rock.

Esta nueva era comenzó con la aparición en escena de Los Beatles, el más grande grupo de rock de la historia, procedente de Liverpool, hacia 1957. La banda británica, integrada por John Lennon en voz y guitarra, Paul McCartney en voz y bajo, George Harrison en guitarra y Ringo Starr en batería, produjo una verdadera revolución musical en todo el mundo, cambiando para siempre el estilo de la música popular e instalando una nueva vestimenta ligada al rock. En su carrera artística, que se extendió de 1957 a 1970, se pueden distinguir claramente dos períodos, el primero, el de la Beatlemanía y el rock más bailable, hasta mediados de los sesenta, el segundo, el momento hippie y de experimentación musical, hacia fines de la década. En ambos casos, Los Beatles influyeron enormemente sobre la moda y el rock.

Los Beatles tuvieron un gran éxito primero en Gran Bretaña, luego en Estados Unidos y el resto del mundo. La clave de su éxito fue, sin dudas, su fantástica calidad musical, sus letras líricas y su actiud rebelde y juvenil. Lograron rápidamente ubicarse en los primeros puestos de las radios y vender millones de discos, algo hasta entonces inusitado. Sus discos de esta primera época fueron “Please please me” (1963), “With The Beatles” (1963), “Meet The Beatles!” (1964), “A hard day’s night” (1964), “Beatles for sale” (1964) y “Help” (1965). Sus espectáculos en la televisión norteamericana, en programas como los de Ed Sullivan, tuvieron grandísimos niveles de televidentes. Sus películas, como “A hard day’s night” y “Help” también fueron éxitos arrasadores. Así, su imagen se instaló velozmente en la mente de todos los adolescentes, marcando un estilo particular en la vestimenta y el rock.

Nuevamente, como en el caso de los primeros rockeros, Los Beatles influyeron básicamente sobre la forma de vestir de los adolescentes varones. La diseñadora inglesa Mary Quant sería la encargada de revolucionar la moda femenina de los sesenta, en un proceso simultáneo de transformación de la vestimenta y el rock. Lennon, McCartney, Harrison y Starr se convirtieron en modelos para millones de jóvenes, tanto en cuanto a la ropa como a los peinados. Los varones comenzaron a pedir en las peluquerías el corte Beatle: pelo largo y flequillo, algo absolutamente novedoso en dicho momento, ya que antes los varones usaban el pelo corto. La vestimenta rockera por excelencia para ellos eran los trajes al estilo de la banda de Liverpool. Por una parte, pantalones angostos, sin cintura, sin bolsillos exteriores (con bolsillos internos), con lengüetas a los costados para ajustar. Por otra, varios tipos de sacos.

La ropa y el rock imponían dos tipos principales de sacos al estilo Beatle, el saco sin solapas, con tres botones, y el saco “Sullivan”, llamado así por ser el modelo empleado en el debut televisivo del grupo en Norteamérica, en el Show de Ed Sullivan. Este saco tiene un diseño inglés tradicional, con su característica más destacada, las solapas de terciopelo. Tiene cuatro botones, bolsillos superiores interiores, sin bolsillos exteriores y mangas con tres botones pequeños. Estos trajes se confeccionaban con tela típica de trajes, en colores clásicos, como el azul, el gris y el negro. La vestimenta rockera imponía también usar las famosas botas Beatle, las cuales eran de caña corta y tenían un triángulo de elástico a ambos lados.

Mientras los jóvenes se identificaban cada vez más con sus ídolos británicos, las muchachas comenzaban también a liberarse al ritmo del rock y de la moda. El cambio en este caso también provino de Gran Bretaña, gracias a la diseñadora Mary Quant que supo captar los aires de cambio de una época convulsionada por la posguerra, los nuevos valores morales y los deseos de transformación social del mundo entero. A partir de 1964 popularizó la minifalda, el símbolo más acabado de la revolución cultural de entonces. Así, la novedad se instalaba a la vez en la moda y el rock.

La minifalda recta tuvo enorme éxito entre las chicas británicas primero y luego en todas las ciudades importantes. Ahora se lucían las piernas de las mujeres, durante años ocultas tras la tela. En Gran Bretaña las polleras llegaban a siete u ocho pulgadas arriba de las rodillas, mientras que en Estados Unidos llegaban a cuatro o cinco pulgadas. Evidentemente, este cambio refleja una transformación en el rol de la mujer y en sus ganas de sentirse liberada respecto del rol doméstico tradicional que la sociedad le había asignado. La mujer comenzaba a ganar espacio público, laboral y estudiantil, y la minifalda fue un anticipo de la liberación sexual que se desarrollaría con el movimiento hippie a fines de la década.

La vestimenta y el rock tenían mucho en común: simpleza, diversión, audacia y libertad. Las polleras de los sesenta se caracterizaron por tener un diseño minimalista. Se confeccionaban en gabardinas y también en materiales novedosos, como el vinilo y otras telas sintéticas. En cuanto a los vestidos, un modelo muy popular fue el también creado por Mary Quant, el “baby doll”, un vestido corto, sin mangas, abrochado por el cuello y evasée. Se realizaban con telas divertidas como el chifón, los encajes, el tul, gabardinas, telas plásticas y, por supuesto, algodón. Otro modelo distintivo de la época fue el vestido Jackie Kennedy, inmortalizado por la primera dama norteamericana, un vestido de línea A, sin mangas, corto, evasée y con cuello recto. Muchas veces incluían cortes en la zona de la cintura.

La moda rockera de los varones marcada por Los Beatles tuvo, de este modo, su correlato en la moda femenina, llena de rebeldía y alegría. Toda la ropa de mujer tenía colores fuertes y sólidos y también estampados de formas geométricas, siguiendo la tendencia de las artes plásticas. La moda y el rock estaban muy ligados, tal como lo demuestra Twiggy, la modelo inglesa ícono de la época, quien tenía un estilo muy Beatle con su peinado varonil. Por otra parte, los pantalones de mujer más populares eran los capris, continuando con la moda de los cincuenta, como así también las calzas. Los capris eran generalmente de jersey, de gabardina, de jean y de algodón, ahora en la línea de la cadera, aunque no de tiro bajo. Los tapados fueron otra prenda muy utilizada por las muchachas de los sesenta, quienes elegían sobretodos entallados, con grandes solapas y botones, hechos de tweed, corderoy, cuero y gamuza.

Las chicas de los sesenta llevaban los ojos muy pintados, con sombras azules, verdes y doradas, delineador negro líquido y pestañas muy marcadas o postizas. La moda y el rock se unen en los peinados, ya que las muchachas llevaban cortes geométricos y varoniles similares a los de Los Beatles, si bien también se usaba el corte carré, el cabello batido y marcado hacia fuera. Existía una enorme variedad en zapatos femeninos, tanto en modelos como en colores y siempre a tono con la cartera. Los tacos eran cuadrados y medianos, para balancear la figura con respecto a la minifalda. Se usaban mucho los zapatos de punta cuadrada, los mocasines, las zapatillas playeras y las botas a go-go.

Los zapatos llevaban calados, combinaciones de colores, moños, hebillas y cordones, haciéndolos muy llamativos. Los materiales predilectos eran el cuero, el charol y la lona. Los colores fuertes y alegres estaban a la orden del día. La vestimenta rockera debía ser ante todo atractiva y por ello se sumaban las medias a la rodilla o enteras, de colores, brillantes, texturadas o con estampados. La moda y el rock trajeron consigo, además, la bijouterie de plástico multicolor (aros, collares, pulseras y cinturones). Los rasgos de la vestimenta de estos años gloriosos del rock and roll vuelven en la actualidad, dado que el estilo de los sesenta ya se ha instalado en la moda más allá del paso de los años. Los colores alegres, los materiales sintéticos, los estampados geométricos, las minifaldas, los peinados batidos y los accesorios de plástico siempre son una excelente opción para crear en todo momento el look de la era Beatle.




Guardar en del.icio.us

Agregar a Technorati

Diseño Web por Log Technology

El contenido de este sitio web está registrado.